Humedales

Lo que está pasando en Daimiel podría pasar en Doñana. Así de rotundo es el comentario de los grupos ecologistas que ven al parque nacional más emblemático de Andalucía como un coladero de despropósitos y decisiones políticas muy alejadas de la vocación conservacionista. Todos los usos; turísticos, residenciales y agrícolas del entorno están tirando, con dudosa legalidad y descarada impunidad, del acuífero que inunda el humedal. Lo curioso es que, a la hora de los Fitur y de los anuncios promocionales en los aeropuertos, se nos llena la boca cantando las alabanzas de este paraíso de aquí al lado, y ponemos a Felipe González para darle caché internacional. Y mientras el tapón del agua sigue abierto y, cuando Doñana sea un secarral, los patos huyan y los linces yazcan disecados en los muesos, nadie se sentirá culpable, aunque entre todos nos lo hayamos ido cargando a golpe de miopía e irresponsabilidad.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario