Igualdad ¿por ley?

Ha venido el Ministro Caldera a Huelva para conmemorar el Día Internacional de la Mujer. Ha venido a hablar, claro está, de las políticas del Gobierno, sobre todo de la futura Ley de Igualdad, que ahora se presenta como la panacea antidiscriminatoria. Es esperanzador que los gobernantes se tomen en serio todo esto, en serio. Esperanzador que se programen medidas para conciliar la vida laboral y familiar, o que la Junta de Andalucía tenga entre las prioridades de su agenda la coeducación. Y es decepcionante que las leyes, en este caso, vayan por delante de la sociedad. Que las mujeres sigan ganando menos dinero en puestos similares a los de los hombres (una discriminación que tal vez se arreglaría con una eficiente inspección de trabajo), que la llamada conciliación tenga tantas trabas hasta para los trabajadores de la administración, que las guarderías no tengan plazas, que los empresarios no contraten a mujeres jóvenes. Y tantas otras cosas, asuntos de la vida cotidiana, que no arreglará la paridad electoral obligatoria. Gracias, señor, Caldera, por explicarnos a las mujeres que a partir de ahora seremos iguales a los hombres. Ya lo sabíamos. Los que parecen no haberse enterado son los del otro lado de la cama. proyecto@dosorillas.org

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario