Iluso

Iluso, le dijo su nieto. Y le dolió. No era la primera vez que le decían eso: siempre había sido un optimista, había preferido ver la vida desde sus posibilidades y no desde la resignación, siempre buscando el lado amable de la gente, confiando en un mañana mejor que se construye desde el día a día, paso a paso. Y mientras envejecía, sus amigos, sus compañeros de lucha y de sueños, se volvieron refunfuñones, amargados, pesimistas: el mundo no tiene remedio. Él siempre los rebatía, queda mucho por hacer, hay mucha gente buena luchando, los jóvenes buscarán alternativas… Iluso, le decían entonces, como quien escucha las fantasías de un crío. Pero lo que no esperaba es que su mismo nieto, recién estrenada su mayoría de edad, un chico que debería estar rebosante de sueños, de ganas de cambiarlo todo, le torciera el gesto como sus viejos amigos, y le dijera iluso con la misma complacencia.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario