Impuestos al sol

Para celebrar a su modo el Día del medio Ambiente, el pasado 5 de junio, el ministro Soria hizo público el proyecto de Real Decreto que regulará el autoconsumo eléctrico en España. Hay varias razones para desear que en un futuro próximo este modelo de producción de electricidad se generalice: por la abundancia de horas de sol que aquí gozamos, porque la electricidad española es de las más caras de Europa, porque disminuiría la emisión de gases de efecto invernadero asociados a los combustibles fósiles y se contribuiría a reducir la dependencia energética de nuestro país.
Pero, cuando el poder de las grandes compañías eléctricas se ve amenazado, nada de esto parece importar. El borrador presentado contiene variaciones con respecto a otro intento anterior de regular el sector, hace dos años, que levantó tantas protestas que se quedó en el limbo. Pero en esencia, su finalidad es la misma: impedir con claridad el desarrollo del autoconsumo. Si en 2013 la polémica se concentraba en torno a lo que se llamó popularmente “impuesto al sol“ (un desorbitado peaje que debían abonar quienes osaran producir y consumir energía por su cuenta), ahora se habla de cargos asociados a los costes del sistema eléctrico, con una función claramente disuasoria: se pagaría por Kw autoconsumido mucho más que por toda la electricidad procedente de la red eléctrica. No es la única perversa dificultad que impone el gobierno. Hay toda una lista de zancadillas, pero elijamos una: el autoconsumidor no puede solicitar el Bono social, que busca proteger a quienes tienen menos recursos; “si puedes costearte una instalación de autoconsumo, tan pobre no serás”, parece decir la norma. Una medida en clara oposición a lo que ocurre en Europa, donde el autoconsumo es un recurso importante frente a la pobreza energética.
El texto es tan destructivo que solo con que estuviera en vigor durante unos meses significaría la práctica desaparición del sector de las energías renovables en España, que tantos zarpazos ha recibido ya de las políticas energéticas del gobierno. Cuando se enumeran los cargos sentados en los consejos de administración de las Eléctricas se entiende por qué este empeño en evitar, o al menos retrasar, la democratización de un servicio que lleva demasiado tiempo en régimen de oligopolio. Tarde o temprano, ellos lo saben, este logro será imparable. Si no se pueden poner puertas al campo, mucho menos, impuestos al sol.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario