Indefinido

Dice la RAE que “indefinido” es aquello que no tiene término señalado o conocido. Y yo digo que qué triste es cuando en un país esta palabra se utiliza más para hablar de huelgas que de contratos. “Caja de resistencia” sin embargo es un término social muy en boga últimamente, que hace referencia a cuentas bancarias o bolsas de ahorro basadas en el apoyo mutuo y la solidaridadentre trabajadores, con el fin de aliviar las situaciones económicas de los que se ven abocados a iniciar una huelga de larga duración, es decir, indefinida. Una medida desesperada que ha provocado el “hasta aquí hemos llegado” de muchos colectivos laborales de nuestro país, que durante mucho tiempo han ido viendo como sus derechos iban mermando hasta llegar a ser unarealidad asfixiante e insostenible.

Así es por ejemplo la situación de los “falsos autónomos” de Telefónica, que hace un mes decidieron plantarse ante un nuevo contrato que rebaja aun más sus condiciones laborales. Telefónica es una empresa que ha multiplicado por treinta a la clientela en la última década, y sin embargo este crecimiento ha sido inverso en el número de trabajadores y en las condiciones salariales de estos, que se han visto obligados a trabajar como parte de la plantilla pero pagándose ellos mismos sus gastos de ropa, gasolina, vehículos y herramientas, aceptando trabajar hasta 12 horas diarias por un salario de entre 600 y 800 euros.

Y así también es como a principio de 2014 Coca-Cola, la marca de las sensaciones, decidió fusionar las siete embotelladoras que hay en la península ibérica, decisión que conllevaba el despido de 1190 trabajadores, justo en el momento en que en una de estas embotelladoras situada en Fuenlabrada, habían conseguido convenios colectivos que permitían a los trabajadores ser participes de las ganancias de la empresa, una realidad, según los propios trabajadores, que chocaba con las actuales condiciones del mercado tras las sucesivas reformas laborales. Pero ellos decidieron luchar y 15 meses después el Supremo les ha dado la razón.

¡Urge!, nos urge como sociedad crear una “caja de resistencia indefinida”, que plante cara a este movimiento político por la explotación. Una caja solidaria, que no solo entienda de malos momentos, sino del derecho universal a la dignidad, de la importancia de una base consciente y unida que rescate ese “Vamos Juntos” de Benedetti que nos impulsaba a una solidaridad atemporal e indefinida.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario