Infanta Elena, más por menos

Ayer teníamos una oportunidad para resarcirnos del anuncio de cierre del Centro de Salud de Río Tinto, la inauguración de la nueva ala de Urgencias del Hospital Infanta Elena. Sin embargo, no hay nada que celebrar, los más de 1500 m2 de nuevo edificio no vienen acompañados de más personal para atenderlos. Seguimos con las políticas de aparador. La principal carencia de los Servicios de Urgencias, y del SAS en general, no es la falta de espacio, sino la de personal y su precariedad laboral, con interinidades eternas y contratos insultantes e inestables. Ya es hora de que algunos actores sociales: pacientes, profesionales y sindicatos, se impliquen decididamente en el cuidado de nuestra Sanidad, y exijan políticas valientes alejadas de las medidas “publicitarias”. En especial el colectivo médico, que permanece aletargado blandiendo tímidas quejas pero sin fuerza para pedir cambios reales que mejoren la calidad asistencial. Hasta entonces y mientras recogen el escenario improvisado de camas y prestaciones para la inauguración, denunciamos que nada cambiará en el Infanta, pues nadie nuevo habrá para cambiarlo.

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario