Inmigración y delincuencia

Resulta que en Huelva tenemos ya casi un 5% de población inmigrante. La gran mayoría marroquíes, también rumanos y portugueses. Eso no hace falta que lo diga el Censo: basta con darse un paseo por las calles de nuestra ciudad para tropezarnos con un amplio abanico de nacionalidades, en los comercios, en los bares y restaurantes, en los parques infantiles… Ahí están: son nuestros vecinos. Pero vayamos a otra noticia, que acompañaba a esta en las portadas de algunos diarios locales: ha descendido la delincuencia en un 33% en nuestra capital. Vaya. Pues una de dos: o los inmigrantes que llegan a Huelva son las más educaditos del mundo mundial, o esos tipos que se empeñan en equiparar inmigración y delincuencia se equivocan. O tal vez no se equivoquen, y metan miedo porque saben lo eficaz que resulta el miedo, lo manejable que es una sociedad atemorizada, y lo rentable que resulta para según qué cosas. En cualquier caso, hay están los datos: más inmigrantes, menos delincuencia. Hagamos un esfuerzo por mirar con perspectiva propia, por no dejarnos influir por esos discursos ficticios e interesados: son vecinos, gente trabajadora, con estudios, amables con sus hijos, respetuosos con sus parejas. Habrá, también, el que coincida con los estereotipos de delincuente, machista y maltratador. Y es que en todas partes cuecen habas. Pero eso no justifica la criminalización del colectivo inmigrante, no justifica la alarma social, no justifica en absoluto que perdamos esta oportunidad histórica de construir una sociedad nueva y mejor. (proyecto@dosorillas.org)

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario