Inserción pendiente

Con más pena que gloria se ha inaugurado esta semana el Centro de Inserción Social (CIS) de Huelva. Hay sobre todo satisfacción porque servirá para descongestionar la masificada -como todas- cárcel de La Ribera, pero aunque sea verdad, mal andamos si esa es la única función del nuevo centro que se valora positivamente. En realidad, se ha hablado más del descontento de los vecinos de la zona que de sus futuros usuarios. Interesa poco hacer visibles a las personas que habitarán el CIS, saber que tienen expectativas y esperanzas. Tanto se habla de estos tiempos de aumentar las condenas, de cadena perpetua, tanto miedo tenemos en el cuerpo, que recordar en voz alta que la finalidad del sistema penitenciario es la reinserción suena casi políticamente incorrecto… Y molesta pensar que quienes cometieron un delito contra la sociedad puedan volver a integrarse en ella. Molesta más que nada tenerlos cerca, al lado de una tranquila urbanización o un centro comercial. Digámoslo claro: a algunos les molesta aceptar que las segundas oportunidades existan incluso para quienes no tuvieron ni la primera. Ésa es la inserción social pendiente.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario