Ira Iraní

Irán, desde la Revolución Popular y los tiempos de Jomeini, se nos presentó al mundo como el país de los extremismos, de las masas enfervorecidas y la represión. La llegada de Jatamí ayudó a suavizar esta imagen por las reformas emprendidas y el gesto sosegado del clérigo.

El nuevo presidente, Ahmadineyad, ha vuelto abrir la veda y a poner a su país en el ojo del huracán internacional con sus mensajes a Israel y sus intenciones de que Irán ingrese en el exclusivo club de países con bomba atómica.

Reconociendo la falta de tacto diplomático del Gobierno iraní, el mundo vuelve a equivocarse con la forma con la que se enfrenta a la realidad de este rico país, rico en combustibles fósiles, pero rico también en una población comprometida en lo político, religioso y cultural (el cine, por ejemplo). No sirven las amenazas, y otra invasión al estilo Iraq sería un nuevo fracaso de consecuencias inimaginables. Urge encontrar un modelo de relaciones internacionales donde los países islámicos se puedan relacionar con el resto del mundo sin conflicto, evitando la prepotencia occidental, que hasta ahora sólo ha provocado más odio.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario