Jóvenes

Llevo un tiempo escuchando que los jóvenes actuales no tienen preocupación por nada, que sólo piensan en divertirse. Nuestros jóvenes no encuentran motivaciones al margen del botellón, pero también es cierto que falta un tejido asociativo con el que los chavales puedan sentirse identificados. Faltan organizaciones políticas, eclesiales, sindicales, culturales capaces de movilizarlos. Cuando nosotros empezamos a despertar a la vida, existían plataformas en las que participar: centros parroquiales en los que veíamos cine, hacíamos teatro o simplemente discutíamos sobre la vida y nuestras ilusiones; asociaciones de vecinos implicadas en la solución de problemas concretos; la política bajaba a los barrios, había una ilusión colectiva de que todo podía ser mejor. Los partidos y sindicatos eran capaces de engancharnos al sueño de la democracia. Hoy, la política está desprestigiada, la religión sólo ofrece cofradías y espiritualismos evasivos, las organizaciones vecinales han quedado reducidas, salvo honrosas excepciones, a organizar viajes. No hay lugares en los que buscar utopías nuevas. Hemos de revisarnos, pensar qué mundo hemos creado y dejado a la juventud. Si no lo hacemos estaremos dejando el futuro en manos de la desilusión y la apatía.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario