Juicio paralelo

Lo que ha ocurrido en Calañas con la muerte de Ramón Cuaresma es terrible, y se entiende que la familia y la plataforma vecinal que los apoya reclamen justicia. Para ellos está fuera de toda lógica que el acusado de la muerte de Ramón esté libre en estos momentos. Pero muchas otras cuestiones están fuera de la lógica en este desgraciado suceso. Libre o no, el presunto culpable sigue a la espera de juicio, es decir, debe demostrarse que ha cometido los hechos que se le imputan, y sin embargo en los medios de comunicación se le llama abiertamente “homicida”, y se ha deslizado más de una vez su nombre completo. Está claro que vende más tomar partido en este particular juicio paralelo que la sociedad onubense, alentada por determinados medios, ha organizado por su cuenta. Y para justificar el linchamiento se lanzan esos medios a reiterar la condición de discapacitado de la víctima, como si ese rasgo sirviera para potenciar un hecho de por sí trágico. Utilizar el victimismo como anzuelo periodístico es práctica tan frecuente como deleznable. No sólo duelen las decisiones de los jueces, también lastima el sensacionalismo interesado.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario