Juicios por despido

La crisis es una palabra casi mágica: sirve para explicarlo todo. O para enturbiar con respuestas engorrosas lo que ha existido desde siempre. A saber: otro de “los efectos de la crisis” es el aumento vertiginoso de juicios por despido. Los trabajadores son así, se resisten a que los larguen y enseguida se van a los juzgados. No comprenden que es cosa de la crisis. Que todos, pero especialmente los que no tenemos cuentas en paraísos fiscales, ni grandes patrimonios, ni apellidos de sangre azul, hemos de apretarnos el cinturón. Así que, puestos a hacer recortes lo más fácil es recortar la plantilla. Muerto el perro pa’ la saca, que diría el humorista. Pero el despedido tiene muy poco sentido del humor y de la cola del paro se marcha a la cola del Juzgado de lo Social. La crisis es una palabra casi mágica: explica de nuevo lo que ya sabíamos: que la factura siempre la pagan los mismos.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario