La boca llena

Resulta paradójico que en una sociedad tan secularizada como la nuestra, donde es tan recurrente la crítica o la ironía respecto al papel de la Iglesia y el mensaje de Jesús, se llenen horas y páginas en los medios de comunicación durante toda la Cuaresma y la Semana Santa de un tema que interesa. Algunos malintencionados podrían decir que un cosa es el mundillo de hermandades y costaleros y otra el de la religión, como quien se declara “ateo” y rociero. Lo cierto es que se habla de Dios y de Jesús y eso se hace porque hay gente que escucha. Pero ese tremendo potencial que corre por las calles y corazones de Huelva en estos días debería ser canalizado para que todas esas declaraciones de intenciones sirvieran para trabajar por los demás, trasformando las necesidades. La miseria, la pobreza, el preso, el extranjero, el abandonado. Esas son las trabajaderas, las cadenas, las cruces y los pies descalzos de nuestro mundo de hoy. Y si de verdad nos creemos eso del mensaje de Jesús que profesamos en nuestras hermandades, una cosa debería llevar a la otra.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario