La borriquita

Yo no sé si la intención de los autores fue gastar una broma, pero parece que la entrada triunfal del que para muchos es el personaje más importante de la historia no se realizó en coches ni carruajes de lujo, ni siquiera en un bello corcel de esbelta figura. La montura de aquel rey fue un burro.

Con la distancia histórica y cultural con la que miramos este gesto, nos cuesta entender su significado -muchos ni habrán visto un burro en su vida-, pero imagínense a cualquiera de nuestros políticos renunciando a lujosos coches oficiales, suntuosas residencias, sueldos millonarios, comisiones urbanísticas, … Difícil, ¿verdad?

Lo que no resulta tan difícil es imaginar cómo acabaría un personaje que se atreviera a invertir tanto la lógica del sistema. Así acabó aquel ,y todavía hoy utilizamos la expresión /a ese lo crucifican/ cuando vemos que alguno de nuestros líderes se atreve a tocar tradiciones tan hondamente arraigadas en nuestras instituciones como el /ya que me han dado este cargo yo me llevo todo lo que pueda./

Hoy veremos pasear por nuestras calles una representación de aquel momento y propongo que, para que nos sea más fácil entender el sentido de la imagen del rey montado en la burrita pensemos en nuestros políticos dejando de ser protagonistas de episodios escandalosos como los de Marbella, Gibraleón, Punta Umbría, …

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario