La cárcel de Vistalegre

No es una buena noticia que se construya una nueva cárcel. Podemos adornar la cuestión como queramos, podemos llamarla “centro de inserción”, en vez de prisión, podemos, como decía un amigo, “pintarla de rosa” y seguirá recordándonos la mala noticia de que se tiene que construir un nuevo centro penitenciario. Y se tiene que construir porque el número de presos no deja de aumentar y en las prisiones ya construidas no caben. Y el número de presos no deja de aumentar porque las causas que conducen a una persona a delinquir no desaparecen y porque seguimos entendiendo que el sistema penitenciario es un cajón de sastre que resuelve todos los problemas sociales: la violencia doméstica, los excesos de velocidad, las enfermedades mentales, el tráfico de drogas, la corrupción urbanística, … Y no resuelve ni uno sólo de esos problemas porque no es una institución preparada para ello. Es una institución preparada para esconderlos -temporalmente, porque llegado el momento de la excarcelación …-. A lo mejor a alguno le preocupa que cerca de su domicilio se construya un nuevo centro de este tipo. No es lo preocupante. Estoy convencido de que no supone ninguna amenaza. La amenaza, lo que puede quebrar nuestra seguridad, es la falta de alternativas, la falta de soluciones para los problemas sociales, la violencia cada vez más extendida, y los intereses que la alimentan en vez de atenuarla. Y de esto no estamos a salvo ni en Vistalegre ni en el centro de la ciudad.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario