La confianza

Las encuestas han pasado de ser sólo un invento pensado para las campañas electorales, a usarlas cualquiera que quiera moverse eficazmente en la sociedad. Podríamos decir que incluso han ido ganando la categoría de “quasi-referendum”, de usar, opinar y tirar a la papelera. El ejemplo más reciente es internet: casi todos los portales nos consultan sobre los temas más variopintos. Y opinar sí que opinamos, pero preocuparnos por
saber de qué hablamos es cosa bien distinta.

Entre los temas estrella se encuentra la confianza. Fíjense si es importante que incluso las grandes empresas se preocupan de medir los niveles que tiene un país. Por eso empieza a ser preocupante la predisposición a la desconfianza en los países más desarrollados. El siguiente problema se centra en quién confiamos. Es curioso: nos fiamos más del Banco que del vecino, de los programas del corazón que de los informativos, o de las novelas de misterio que de los libros de Historia.
Un pueblo de desconfiados deja de serlo y se convierte en un montón de individuos interesados y recelosos.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario