La crisis de los pobres

Era mentira. Como tantas cosas. Pero los mentirosos siguen sueltos y en el mismo sillón. Era mentira que creciendo todos ganaran, y que a los más pobres les llegaría, tarde o temprano, su parte del pastel. Acabó la era del crecimiento y el pelotazo. Y los pobres de ayer siguen siéndolo hoy: nunca hubo intención de arrimarles su parte, nunca. La pobreza, esos 8 millones, se ha enquistado en España mientras que un puñado de señores amasaban fortunas indecentes, mientras que las clases medias jugaban a ser ricos. Ahora deberían rendir cuentas por sus mentiras, y pagar los platos rotos. Pero no: siguen manteniendo el tipo, jugando al miedo, reflotando lo que nunca debió flotar, metiendo la mano en la caja pública para pagar sus deudas privadas. Y los 8 millones de pobres siguen ahí, en los márgenes, en el mismito sitio en que el sistema los colocó con mentiras. Para ellos la crisis es su misma vida, siempre.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario