La libertad, en peligro

Poco sospechaban los jóvenes de Huelva cuando ingresaron en una cuenta el dinero que les costaba el autobús que los llevaría el 25 de septiembre a la manifestación de Madrid que serían investigados por un delito de atentado contra las instituciones del Estado. Resultaría de chiste si no fuera por el peligro que acarrea una situación como ésta. Vivimos en un país democrático y la libertad de expresión, el derecho de reunión y manifestación o el derecho a huelga son consustanciales a cualquier democracia. Sin embargo ni el juez Pedrás, ni la Delegada del gobierno en Madrid parecen considerarlo así. La crisis está desenmascarando el autoritarismo y el cinismo de la derecha española.

Hemos dicho ya en otros artículos que los recortes no son más que un ataque a los derechos sociales, al Estado del Bienestar. Nos bajan los sueldos, nos despiden baratísimo, nos quitan prestaciones sanitarias, destrozan la educación pública, se cargan la ley de dependencia, la sanidad deja de ser universal y gratuita y, ahora empiezan a jugar con quitarnos lo poco que nos queda: el derecho a la protesta, el derecho a la indignación, el derecho a exigir más transparencia democrática, más representación, más justicia. Pero, según nuestro presidente los que hacemos eso no somos buenos españoles, no somos ciudadanos ejemplares y por eso, como si de una Dictadura se tratara, somos investigados. Nos quieren callados, resignados, asustados.

Volvemos a los tiempos de las cavernas, cuando todo era en blanco y negro, cuando este país era un país gris y triste, cuando nos gobernaba un señor bajito, con bigote y con voz aflautada, cuando la clandestinidad se convirtió en una forma peligrosa de vida. Quieren desenterrar el fantasma del miedo, por eso infiltran policías en las manifestaciones, por eso pegan hasta en las bocas de metro, por eso quieren regular el derecho a manifestarse, por eso investigan nombres, cuentas y datos de los que piden mayor democracia. Ojalá la justicia hubiera sido tan eficaz con los casos de corrupción y evasión de capital.

La libertad está en peligro y toca defenderla con más libertad, con la cara y los nombres al descubierto. Toca defenderla con la libertad de la protesta pacifista, con la palabra y con la idea. Toca defenderla tomando la calle, enarbolando pancartas gritando consignas, exigiendo justicia, democracia, escribiendo artículos como éste. La libertad está en peligro y no podemos dormirnos, ni asustarnos, ni apalancarnos, ni ser ciudadanos callados, “serios y ejemplares”. La libertad está en peligro y de nosotros depende salvarla, por nosotros y nuestros hijos, pero también por todos aquellos que cayeron, que sufrieron, que murieron y que empujaron la historia hacia la democracia y la libertad..

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

1 Response

  1. cod1674@hotmail.com' Fran dice:

    Por suerte, desde Huelva no tuvimos que ingresar dinero en ningun lado. Si hemos sido investigados habra sido por otro motivo (al de ingresar el dinero en la cuenta). Muy bueno el articulo.

Deja un comentario