La lucha silenciada

La huelga de hambre de Mohamed Abou podría parecer algo exótico, algo de eso que ocurre a miles de kilómetros, pero no, esta historia ha tenido lugar en la onubensísima Gran Vía, aunque, eso sí, nos trae hasta la puerta de nuestra casa el recuerdo de la situación de personas que viven mucho más lejos, allá, por Palestina y la denuncia de que el drama humano que sufre aquel pueblo va mucho más allá de lo que los telediarios, aunque quisieran, podrían recoger. No sólo se trata de una larguísima guerra, de un cruel aislamiento, de una durísima condena a vivir en la miseria por el simple hecho de pertenecer a un pueblo y profesar una religión distinta de la judía, los palestinos, incluso huyendo, siguen viviendo su particular calvario. Si por lo menos hubiera sido cubano del caso de Mohamed hubiéramos oído hablar en todos los medios, como no lo era, me lo tuvo que contar una amiga enfermera.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario