La memoria de los peces

El pasado domingo las calles de las principales ciudades española fueron tomadas por ciudadanos enfadados, cansados y hartos de que en tiempos de crisis todas las reformas se ceben con los más desfavorecidos. Las protestas contra la reforma laboral del gobierno de Rajoy no han sido las primeras -ni serán las últimas- que se han producido contra los distintos golpes que han ido sufriendo los derechos laborales en la reciente historia democrática de nuestro país. En sus 32 años de existencia, el Estatuto de los Trabajadores -según la Fundación 1º de Mayo- se ha modificado en 53 ocasiones, y ninguna de esas modificaciones ha logrado que el mercado laboral no caiga en picado.

En 1984 se produce una Reforma Laboral que da un gran protagonismo a la temporalidad y a la contratación a tiempo parcial, provocando una progresiva segmentación del mercado de trabajo, una excesiva rotación en la contratación y una dualización laboral con una parte de la población trabajadora desprotegida en cuanto a derechos y condiciones de trabajo. En este contexto se convocó la primera Huelga General, el 14 de diciembre de 1988, contra las políticas del gobierno socialista de Felipe González.

En 1992 otra Reforma Laboral eleva la duración de los contratos temporales y el período mínimo cotizado para recibir una prestación por desempleo, y en 1994 se legalizan las ETT (Empresas de Trabajo Temporal), también con un gobierno socialista. En 2002 el gobierno del PP de Aznar abarata el coste del despido con el llamado decretazo, provocando la segunda Huelga General de la democracia. En 2010 el gobierno socialista de Zapatero realiza otra Reforma Laboral que incide en el abaratamiento del despido y abre las puertas a los ERES por causas subjetivas. Los sindicatos convocan otra huelga general.

Treinta años de reformas, a las que se une la última perpetrada por el gobierno de Rajoy y azuzada por organismos internacionales -desde el FMI hasta Angela Merkel-, que lo único que han conseguido ha sido recortar los derechos de los trabajadores, empeorar sus condiciones de trabajo y de vida y desprestigiar a sus organizaciones sindicales. Los dos partidos que se turnan en el poder han servido a los mercados, han escrito al dictado de las grandes corporaciones, así que tanto montan, montan tanto PSOE como PP. Quizás la única diferencia estriba en que el PSOE acude a las manifestaciones cuando las reformas las hacen los otros. Ahora que reivindicamos, con razón, la memoria histórica, conviene reivindicar también nuestra memoria con respecto al recorte de derechos laborales. Que no sea como la de los peces, que al menos dure algo más de tres segundos.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario