La Nueva Constitución

 

Alguien por ahí ha abierto el melón de la necesidad de establecer un nuevo marco de convivencia en el Estado Español. Dice ese alguien que la Constitución (que fue refrendada por el 88,54% de los cerca de 18 millones de electores, el 67,11% del total, que votaron hace 36 años) se ha quedado obsoleta. Dicen que arrastra demasiados vicios de la etapa de la que acababa de salir la sociedad española (una atroz dictadura fascista, para los que no conozcan la historia) y dice que la sociedad ha cambiado mucho desde entonces.

Yo creo que tiene razón, que sería necesario establecer una nueva constitución que, por ejemplo, subiera de rango los llamados derechos sociales: la vivienda, el empleo, la salud, la renta básica, la educación… sacándolos del capítulo de los derechos de segunda categoría y dotándolos de especial protección. Una constitución donde pueda leerse “Nadie podrá ser excluido. Los poderes públicos pondrán todos los medios disponibles para evitar la exclusión social y la pobreza”. Una constitución que reflejara el hecho de que nos hemos convertido en una sociedad multicultural, donde personas de nacionalidades muy diversas conviven y donde todas esas personas tengan reconocido el mismo estatus, provengan de donde provengan. Una constitución que recoja la necesidad de proteger el Medio Ambiente, no como algo decorativo sino como algo esencial. Una constitución que de prioridad a la Cooperación Internacional, expresándose con claridad la voluntad de ejercer la Justicia Universal, de destinar el 0,7% del PIB a la cooperación y de participar con todos los medios disponibles en las crisis humanitarias. Una constitución que profundice en eso de la democracia participativa, que en los tiempos que corren seguro que se nos ocurren formas de expresar la voluntad popular más allá del voto cuatrienal. Una constitución igualitaria…

Y claro, ya puestos, una constitución que se plantee otra forma de jefatura de estado, menos sexista, un poco más democrática, la república, por ejemplo. Las cuestiones territoriales a mi me dan un poco igual, pero parece que hay por ahí sensibilidades que están pidiendo otros modelos de estado en lo territorial. Pues planteémonoslo, también, ya puestos.

Una constitución que salga de abajo, que recoja la sensibilidad del pueblo, en cuyo proceso constituyente este sea el protagonista. Una constitución que sí, que sí, que sí nos represente.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario