La Pasión de Christophe

Nada es por casualidad, cuando un africano decide caminar miles de kilómetros y embarcarse en una patera, está dejando detrás una tierra castigada cuyo sufrimiento se nos ha hecho cotidiano y, por lo tanto, habitual e indolente. Pero África está llena de nombres y apellidos, de historias pequeñas, como la de todos, como la de esos que deambulan por nuestros campos freseros.

Chistophe Munzihirwa es otro nombre anónimo pero ejemplo de ese testimonio de vida en Cristo llevada, como Él, hasta el extremo. Arzobispo congoleño, profeta y mártir. Pronto, a pesar de su formación, prestigio y cargo, prescindió de todo lo que le identificaba como hombre poderoso, para levantar su voz contra el genocidio que, en la vecina Rwanda, se estaba llevando por delante la vida de centenares de hutus y tutsis, provocando además una oleada de refugiados. Condenó a quienes traficaban y se enriquecían con esa guerra. Se rebeló contra la inoperancia de una comunidad internacional unas veces cómplice y otras simplemente indiferente. Hasta que un día un escuadrón le pegó un tiro en la nuca por haber proclamado la verdad y defendido a los oprimidos.

Son historias pequeñas porque están protagonizadas por nombres desconocidos, pero no son historias pequeñas, detrás se mantiene la llama de quien sólo ve sentido a su vida dándola por los demás.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario