La Pasión de Maurice

Hay muchas vidas anónimas que se entregaron luchando por la justicia. Maurice Demierre, campesino suizo, fue a Nicaragua a colaborar con el Frente Sandinista en la recuperación de un país que salía de una larga dictadura. El 16 de Febrero de 1986 conducía una furgoneta: trasladaba a un grupo de campesinas a su comunidad. La contra, paramilitares armados y entrenados por Estados Unidos para anular las reformas sandinistas, les cortaron el paso. Y los asesinaron a todos. No fueron los únicos: allí y en muchas partes de Latinoamérica, cientos de miles de hombres y mujeres fueron asesinados o “desaparecidos” por defender la justicia social, la causa de los pobres, las reformas sociales y agrarias… Hombres y mujeres que se convencieron de que no era posible seguir soportando una miseria fruto de la injusticia, y que se pusieron manos a la obra, Muchas de estas personas llegaron de lejos, de otros países, extendiendo la solidaridad por encima de las fronteras, haciendo de su gesto una lección de internacionalismo. Como Maurice, muchos no pudieron volver a su país de origen: fueron enterrados con aquellos con los que compartieron la lucha y la muerte. Lo que se celebra esta semana tiene todo que ver con todas esas víctimas anónimas, ajusticiadas por decir la verdad y por comprometerse con esa verdad.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario