La paz no es un Día

“¿Llega la guerra a Huelva?”, me pregunta mi hija, que ha celebrado esta semana el Día escolar de la Paz. Y no sé bien qué responder, porque mientras haya tantas guerras en el mundo, todos somos un poco responsables. Seguramente no podamos lograr que callen las armas, pero sí podemos hacer algo, por pequeño que sea, para construir espacios de solidaridad y tolerancia: por ejemplo, aportar cada uno un euro para Haití, como han hecho en muchos institutos onubenses. Ahí está la clave, porque la injusticia o la exclusión desgarran igualmente el frágil tejido de la paz. Existen ya, trabajosamente tejidas y a veces con dolor, redes fraternas, alternativas de vida. Gente que se mira a los ojos más allá de las fronteras, reconociéndose como iguales, constructores de un mundo común. Y esa dinámica generadora de vida, tan lejos de la resignación y la pasividad, es el camino para la Paz con mayúsculas.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario