La publicidad disfrazada

Uno puede llegar a disfrutar mucho viendo anuncios publicitarios en televisión, es un sector que acapara mucha creatividad, mucha más que los programas que llenan los espacios entre una “interrupción” y otra, eso ya se sabe. A mí, particularmente, algunos me parecen geniales. Aunque parto de que me están intentando vender algo -como cuando entro en el mercado-. Lo indignante es que se disfrace esa publicidad; informativos promocionando películas, libros, discos o productos de todo tipo al amparo del interes de la noticia, personajes de teleseries o presentadores que cambian de pose y empiezan a predicar las bondades de la última loción crecepelos, goles patrocinados por marcas de coche, primeros planos del refresco que se está tomando el heroe de la película que estamos viendo,… Más indignante me parece mientras más se confunde el mensaje publicitario con el resto de contenidos que edita la televisión, la radio o el periódico y en esta ciencia se está avanzando mucho y nadie parece dispuesto a poner límites, de entrada porque los propios medios controlados por el gobierno son especialistas en la venta de todo tipo de productos, a veces, sin siquiera colocar ese letrerito minúsculo en la esquina de la pantalla. Ya lo saben, para escapar de esto, la única solución es perderse en Albanta, cuyo gobierno patrocina este artículo.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario