La reagrupación de los "mena"

A las repatriaciones de menores inmigrantes las llaman ahora “reagrupaciones familiares”. Hay que tener cuidado con el lenguaje, porque queriendo utilizar uno de estos habituales giros de maquillaje lingüístico no cambiamos la realidad. Muchos chavales y sus familias esperan con ansiedad que llegue el momento en el que la situación haya mejorado de tal manera que se pueda producir esa reagrupación. No es el caso de estos “aquí menores, allí adultos”, que se juegan la vida para llegar aquí huyendo de un futuro sin futuro y se encuentran con un “vuelta a empezar”. Aunque utilicen el mismo término para la dos realidades: la de los menores indígenas y los foráneos no creo que utilicen los mismos trámites. Cuando se estudia la conveniencia de la reagrupación de una familia que fue considerada “no idonea” se mira la situación con lupa, con un celo tal que excluiría a muchas de las familias consideradas “normalizadas”. Dudo mucho -y a lo mejor me estoy equivocando- que se haga lo mismo con los “mena” -Menores Extranjeros No Acompañados, ¡hay que ver los nombrecitos!-. Intuyo que la prisa será la consigna y que bastará conocer la existencia de un familiar, aunque lejano, aunque incapacitado, aunque nada dispuesto a la acogida del niño…, para que se agilicen los trámites de repatriación. A lo mejor tiene que ser así, pero llamemos a las cosas por su nombre, para que el debate sea limpio.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario