La red de las bodas

La historia del fraude de bodas que ha llegado hasta Gibraleón puede parecer rocambolesca, pero no es más que el resultado de una política migratoria que cada vez cierra más las puertas a un hecho que no tiene freno y que, además, tiene más cosas buenas que malas. Esta semana la reforma de la Ley de Extranjería ha superado otro escollo parlamentario. Sus señorías han tenido a bien penalizar la hospitalidad con el que viene, aumentar el tiempo de estancia en los indignos CIE y, en definitiva, poner más trabas al intento de los inmigrantes de incorporarse a nuestra sociedad. El resultado ya lo conocemos de sobra, pero cabe esperar que redes como la que se ha desmantelado empiecen a proliferar por todos lados, en Gibraleón o donde sea. Mientras haya gente desesperada habrá quien quiera sacar partido ofreciendo la solución de en medio. Sus señorías se lo están poniendo a huevo, con perdón.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario