La ruta

El botellón sigue de ruta, ahora en la avenida Hispanoamérica, a mitad de camino entre el Aqualon y los bares del estadio Colombino, y seguimos escuchando comentarios sobre lo adecuado de su ubicación, si se usa, si no, si nuestros jóvenes están contentos, si hay seguridad. Pero ninguna voz se ha planteado en serio el fomento de alternativas a beber alcohol en la calle. Atrás quedó aquel Abierto hasta el anochecer con sus polideportivos abiertos de madrugada, que tampoco cuajó. Más que hablar de prohibiciones habría que hablar de alternativas y éstas difícilmente pueden venir de arriba abajo. Todo lo que no sea iniciativa de los interesados despertará escaso interés o simple rechazo. Fomento del asociacionismo (hay gustos muy dispares con adeptos numerosos), cesión de locales (algo así como un vivero de ideas con espacio para encontrarse), locales de ensayo de música, e historias en esa línea. La creatividad no se crea, pero se puede ayudar a descubrir, y los jóvenes tienen mucho que decir, lo último y más triste es centralizarlo todo en el botellón.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario