La tiranía de lo posible

Lo hemos podido comprobar el Día de Reyes, y lo vemos en las aulas de nuestro país: niños que no saben con qué juguete empezar, y chavales que no aprovechan una educación gratuita. Creo, incluso, que algo se puede percibir en nuestra manera de entender las facetas más importantes de la vida personal y familiar. Me refiero a la fortuna de nuestro mundo occidental de disfrutar de un abanico de posibilidades inabarcable. Desde la enorme variedad de marcas del mismo producto en los estantes de los centros comerciales y la oferta creciente de canales de televisión digital, hasta el compromiso con una ideología, religión o pareja. El aparente universo de posibilidades ante el que vivimos nos puede situar en un relativismo conformista o en una indecisión casi perenne: ¿por qué conformarnos con una opción si podemos tenerlas todas?.Y, entre tanto, la mayor parte de nuestro mundo sueña con tener nuestras mismas posibilidades.

Puede que no sea una idea nueva; incluso que autores de la talla de Hanna Arent recurrieran a ella en otro tiempo, para buscar explicaciones a lo inexplicable. Pero quizá hoy “poder” no sea bastante.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario