La vuelta al cole

Hace unos años preguntaba perplejo al padre de un niño gitano cómo consentía que su hijo se negara a ir al colegio y su respuesta me sorprendió aun más: no iba a consentir que nadie hiciera daño a su {chamorrillo}. Después supe, y de esta manera entendí las razones de este hombre, que él había sido humillado, vejado y agredido por el “maestro” de manera reiterada y como él todos sus hermanos y todos sus primos. Tardó en entender que los reglazos y demás castigos corporales, que las humillaciones y demás barvaridades habían dejado de ser el sistema utilizado en nuestros colegios. Hubo tambien que convencer al niño de la importancia del colegio y al maestro de que merecía hacer un esfuerzo {extra} por integrar a ese niño en el aula. Era el momento, cuando creciera sería demasiada tarde. Ahora que comienza el año escolar y que comenzamos a ver todas las mañanas los niños yendo al colegio y volviendo a casa recordé esta historia y pensé que la educación es cosa de tres partes: alumnos, familias y colegio. Sólo cuando estas tres partes se logran poner de acuerdo se avanza. No volvamos a aquellos colegios de niños atemorizados, pero no permanezcamos en esta situación de enseñantes desconcertados y cargados de miedos. No se educa mejor a base de castigos, pero tampoco dejando que los niños sean los que mandan.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario