«Ladrillo»

Para la Real Academia se trata de una “masa de barro, en forma de paralelepípedo rectangular, que, después de cocida, sirve para construir muros, solar habitaciones, etc..” Muchas masas de barro en forma de paralelepípedo forman, pues, una casa, un bloque de pisos, … Para que estas muchas masas de barro en forma de paralelepípedo formen una casa, un bloque de pisos, … necesitan de un material aditivo que una a cada una de estas muchas masas de barro en forma de paralelepípedo , impidiendo que se desparramen sin forma alguna de casa, bloque de pisos, … El material aditivo que suele emplearse para tal fin es el cemento. Pero para que esos dos elementos -las muchas masas de barro, en forma de paralelepípedo, y el aditivo que las una- formen una casa o un bloque de pisos, que cumplan el noble fin de dar cobijo a quien lo necesita, es necesario el concurso de peones, oficiales de primera y de segunda, jefes de obra, contratistas, aparejadores, arquitectos, funcionarios encargados de dar las licencias de obras, concejales de urbanismo, agentes varios de las inmobiliarias, directores de banco que conceden préstamos para que quien lo necesita pueda comprar el cobijo, … En fin, toda una serie de implicados que, naturalmente, se llevan su parte en el negocio y que terminan haciendo que una simple masa de barro cocido termine teniendo un precio parecido a un lingote de oro, por cierto, también con forma de paralelepípedo rectangular.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

1 Response

  1. Anónimo dice:

    < >

    Lo que va a ocurrir cuando nos demos cuenta de que un ladrillo es un ladrillo y no un lingote de oro. Lo que va a ocurrir cuando nos demos cuenta que con los ladrillos nos hemos cargado el país, su economía y su medio natural.

    La estupidez humana no tiene límite. En el siglo XVII a los holandeses les entró una fiebre por los tulipanes. Hasta el extremo de que un bulbo de tulipán se cambió por una carreta con sus bueyes. Algo parecido pasa en España. Aunque más grave.

Deja un comentario