Laicidad

Ayer celebramos el día de la Inmaculada Concepción. Además de felicitar a las Inmaculadas y regocijarnos en el descanso, pocos y pocas en Huelva miramos hacia el significado religioso de esta fiesta. Pasé junto a la restaurada iglesia de la Concepción y recordé su reapertura, con la presencia de políticos que abanderan una política con claros tintes laicos. Me asaltaron entonces ideas contradictorias y a la vez, complementarias. Fundamentados en textos históricos, como la Biblia Hebrea o la Ilíada y la Odisea, Religión y Estado han convivido en constante tensión. Una tensión que ha marcado la evolución de nuestra sociedad. El Estado fue apresado durante años por la Iglesia, y ésta, a su vez, por hombres que querían poder. Hoy, sin embargo, esto no sirve y tendemos hacia una Sociedad Laica, donde por fin podemos liberarnos de ciertas ataduras. Sin embargo, salen voces atribuyendo al laicismo un anticlericlarismo feroz y, por otro lado, acusando a las Iglesias de querer seguir viviendo con privilegios. Voces que reflejan desunión y deseos de prevalecer sobre el otro. Una sociedad Laica debe generar un Estado donde la unidad sea un fin común, sin privilegios, y donde la convivencia entre creyentes y no creyentes sea una realidad. Si huyésemos de posiciones de resistencia, podríamos haber observado a María, desde todas las cosmovisiones y creencias. Una mujer limpia, que tuvo la difícil tarea de concebir un hijo en la clandestinidad, en una sociedad machista, y que probablemente, tanto ella como su hijo preferirían la Laicidad como forma de entregar la fuerza pública a todos (proyecto@dosorillas.org)

The following two tabs change content below.

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

Latest posts by Andrés García (see all)

Andrés García

voluntario de 2Orillas, participa de la columna de prensa "La otra orilla" y del programa de radio "Señales de Humo"

You may also like...

Deja un comentario