Lazos blancos

Nuria es el nombre imaginario de una mujer que necesita esconderse de su miedo tras un nombre imaginario. Logra salir de su casa rara vez: para ver a la asistenta social, a buscar trabajo, …, y cada vez que lo hace tensa el rostro y abre bien los ojos intentando evitar encontrarse con alguien con quien no desea encontrarse. Evita, también, pasar por la que mucho tiempo fue su calle. Al verla, me imagino, tan sólo un poquito, el infierno que deben pasar todas esas mujeres que evoca el gran lazo blanco colocado en el Ayuntamiento: todas esas mujeres tratadas de la peor de las maneras por aquellos brazos de los que ellas sólo esperaban abrazos y caricias. Ocho años después de huir valientemente de aquel infierno y el miedo de Nuria sigue vivo. Ya le acompañará por el resto de su vida. Se resigna a ello, pero desea que nadie más pase por ese infierno. Y se muestra escéptica con leyes represivas que no van acompañadas de un impulso a otra sociedad: menos competitiva, menos desquiciada, menos agresiva, más humana, más cooperativa, más cuerda. Las muertes por violencia doméstica siguen creciendo y el drama de las supervivientes, también.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario