Le crecieron los dientes…

Le crecieron los dientes
y se apoderó del alma gigantesca
de los dioses
que eran altos
como agujas de lluvia.

Le crecieron los brazos
y alcanzó una nube,
azul como sus ojos
y blanda
como las manos de un niño.

Le crecieron las piernas
y decidió caminar sin rumbo.
Los caminos se agrandaron al infinito
y hasta encontró peregrinos
que iban de regreso hacia la nada.

Le crecieron las manos,
y abrazó a diestro y siniestro,
y terminó rezando por su vida
que era oscura
como un túnel sin regreso.

Así sin más, se perdió una noche,
nadie sabe como
ni con qué motivos.

Lupe García Araya.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario