Lecciones (onubenses) de Río

La Cumbre Río + 20, dos décadas después de la primera, será otro fracaso más en el largo currículum de incompetencias de los líderes mundiales en materia ecológica. Seguro que hay quien piensa que estas milongas de la economía sostenible y del deterioro del planeta son bastante marginales en el contexto de una crisis económica de proporciones tan descomunales, pero esa actitud forma parte del problema. Lo que se debate en Río es, nada más y nada menos, cómo transformar la economía para conseguir erradicar la pobreza, reducir las desigualdades y apostar por un futuro común. Y si no se resuelve esa ecuación global, las calculadoras de todos los gobiernos de la zona euro seguirán dando resultados erróneos.

Está demostrado que a más desigualdad, más endeudamiento, igual que resulta evidente que la codicia de unos pocos y la pésima gestión de los riesgos han estado en el origen y continúan ahondando esa desigualdad. Se sabe también que la devastación de los recursos naturales y el deterioro de los ecosistemas tienen costes económicos y sociales cada vez mayores (por ejemplo, en cuestión de salud, y son costes no asumidos por quienes los provocaron). Un diagnóstico que, aquí en nuestra ciudad, traza una larga historia de conflictos medioambientales y fracturas sociales cuyo último capítulo se llama Fertinagro.

Así que no se engañen pensando que lo de Río no es importante o no nos afecta. La disyuntiva entre ecología y crecimiento económico se revela como un sofisma: al final, lo que es malo para una termina resultando nefasto para el otro. De ese falso dilema también sabemos mucho en Huelva, acostumbrados como estamos a vivir escindidos entre la necesidad de asegurar el futuro y la incertidumbre del presente, o lo que es lo mismo, entre medio ambiente y empleo.

De modo que, mientras este fin de semana se espera un paso más en el hundimiento de la economía española, a miles de kilómetros de aquí se aguarda un paso más en el hundimiento de la crisis global. ¿Nada que hacer, entonces? Al contrario, todo por hacer aún. Más de 120 organizaciones de todo el mundo siguen reunidas también en Río, en la alternativa Cumbre de los Pueblos. Este foro se propone unir resistencias, campañas, redes y movimientos sociales que están luchando contra las transnacionales que causan impactos negativos en los derechos humanos, en la naturaleza y el planeta. También aquí, a nuestro lado, hay gente que se atreve a alzar la voz contra esas disyuntivas impuestas, gente que se niega a tener que elegir entre trabajo y medio ambiente. Sea cual sea la opción que uno tome, la indignación contra un modelo depredatorio, contra un futuro que no queremos, continúa creciendo. Y en ese territorio terminaremos por encontrarnos.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario