Lectores de prensa

En determinadas zonas de la capital comprar un periódico es una odisea, porque no existe un quiosco en 300 metros a la redonda, o porque los ejemplares son tan pocos que hay que madrugar los fines de semana para llevarse la prensa a casa. Si hablamos de ciertos pueblos, la ocurrencia de leer diarios locales parece que se considera una extravagancia. Hay quien dice que en Huelva se vende poca prensa porque de toda la vida se ha leído poca prensa, y debe ser verdad: los índices de lectura de periódicos siempre han estado entre los más bajos de Andalucía. Pero yo no sé si está antes el huevo o la gallina: muchas personas leerían más el periódico si no encontraran tantas trabas de distribución, y muchos jóvenes se convertirían en lectores si hubiera campañas adecuadas. En Cataluña, por ejemplo, la Generalitat subvenciona suscripciones de diarios o revistas a los chavales de dieciocho años; es una forma de allanar el camino a las futuras generaciones, que a su vez contribuyen al proceso de cambio de la prensa escrita. ¿Nos vamos a conformar en Huelva con nuestra tradicional abulia? ¿Nadie tiene ninguna idea para romper el cerco?

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario