Licencia para ensuciar

Se nos llena la boca culpando al Ayuntamiento de turno de la falta de limpieza de las playas o las calles. Pero arrugamos el papelote y lo tiramos por encima del hombro sin pudor. Y tiramos la colilla donde pille, ajenos a la papelera que tenemos a un par de metros. Eso sí: queremos que un barrendero pase cuanto antes recogiendo nuestro rastro de residuos. Las calles de nuestras ciudades dan vergüenza, y las playas un domingo por la tarde dan asco. Pero la culpa es de los Ayuntamientos, que no limpian a buen ritmo. No se por qué absurda razón, pero justo a partir del portal de nuestra casa tenemos licencia para ensuciar a destajo: colillas, papeles, excrementos del perro, bolsas de plástico, y todo aquello que de ninguna manera dejaríamos caer dentro de nuestra casa. Eso forma parte de esta cultura de “ciudadanía de derechos”, que apenas si repara en los deberes. Y así, no sólo tenemos derechos a exigir que limpien (con nuestros impuestos) nuestra playa y nuestra calle, sino que también tenemos “derecho” a ensuciarlas. Perverso. Y anecdótico si sólo se aplicara a la limpieza, pero es que con esa mentalidad nos enfrentamos, como ciudadanos, a casi todo: transportes públicos, sanidad, centros de enseñanza, parques infantiles… Mientras sigamos ensuciando nuestras calles y playas a destajo seremos ciudadanos a medio hacer.

[->http://www.flickr.com/photos/celuloso/413908894/]

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario