Límites y criterios

Leo que en Nueva York han prohibido el uso de móviles en los colegios, y que policías con detectores cachean a los alumnos antes de entrar en clase. América es así de tosca. Pero recuerdo que algún profesor amigo me ha comentado que a veces se ven obligados a retirar móviles a los alumnos. Durante 24 horas, según las normas del Centro. Y que más de un padre se ha presentado en el Colegio para exigir la devolución inmediata del móvil. Así que aquí también somos toscos. Cuando los centros educativos, o la policía, tienen que hacer el trabajo de los padres es que andamos muy mal. Cuando los profesores tienen que dedicar su tiempo a enseñar que no está bien destrozar papeleras o mobiliario urbano, que no se debe sacar una navaja en clase, entonces es que algo esencial se ha roto: la responsabilidad educativa de la familia. Si los padres renuncian a lo normativo, renuncian a imponer criterios a sus hijos, a marcar límites, entonces no queda más remedio que colocar policías en la puerta de los colegios e institutos, no queda más remedio que sustituir las papeleras quemadas una y otra vez, no queda más remedios que recoger los cadáveres de los mendigos que sirven de diversión a algunos jóvenes. Los padres, dicen algunos, no pueden ser policías. Claro. Han de ser padres enseñando límites, mostrando criterios. Eso o dejar que la policía, y los maestros-policías, hagan todo el trabajo. Una imagen: la perplejidad en el rostro de un padre que acaba de enterarse de que su hijo se dedica a golpear a compañeros de clase mientras lo graban con el móvil.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

2 Responses

  1. un trabajador dice:

    trabajo con adolescentes y sus familias, y he visto en muchas ocasiones con pasmosidad en mis entrevistas como los adolescentes “violentos” o “agresivos” que antes no lo fueron, piden a sus padres que los castiguen, que les pongan límites. Los adolescentes saben que en algún momento de sus vidas perdieron el control y nadie les supo ayudar a no perderlo, ¿seremos capaces de ayudarles a las familias a que lo recuperen?

Deja un comentario