Limpia, nutre y repele el polvo

Las pre-campañas electorales son como esos productos modernos que venden para los muebles, que no solo se conforman con limpiar, sino que sorprendentemente además nutren la madera y ejercen la imposible tarea de repeler el polvo. Son campañas publicitarias basadas en mentiras que ayudan a que un producto resalte sobre otros en las estanterías de los supermercados. Así pasa también en nuestro imaginario político, si las campañas electoras son esos periodos donde los políticos se hacen cercanos al pueblo y aprovechan para publicitarse, las pre-campañas, comprenden esos tiempos donde el partido que gobierna se apresura en hacer todo aquello que prometió en la anterior campaña electoral, y que pronto olvidará hasta que se acerque de nuevo el tiempo de la mentira.

Y es tan apasionante este fenómeno que debería constar como un tema propio en los libros de conocimiento del medio, donde además de una definición, debería profundizarse en los distintos tipos de periodos (locales, autonómicos y nacionales) y lo característico de cada uno de ellos. Como por ejemplo esta etapa festiva de la pre-campaña electoral local que estamos viviendo actualmente en algunos barrios de Huelva, donde de pronto la mayoría de las calles se visten de fiesta y te encuentras obras por doquier: ensanchamientos de aceras, nuevas plazas, parques y aparcamientos, y centros de salud que aún está por ver que se lleguen a hacer.

Pero como toda buena fiesta, cuando pasan las elecciones, las pre-campañas electorales también tienen su tiempo de resaca, como son, las promesas a medio cumplir, los carriles bicis poco prácticos y muy peligrosos que empiezan y acaban en medio de la nada. Las zonas olvidadas que siguen siendo marginales y una vez más son marginadas. Y por último, pero no menos importante las baldosas sorpresas, esas que por ponerse deprisa y corriendo ya al mes de su estreno están sueltas y en cuanto las pisas ellas te sorprenden con un chorreón de agua. Esas baldosas indican el principio de la decadencia de lo nuevo.

Y así es como funciona y se construye nuestro país. Y hasta ahora la historia ha demostrado que da igual cuales sean las siglas del partido que gobierne, hay que esperar a las pre-campaña para ver como quienes no quieren perder su poder, se afanan en limpiar, nutrir y repeler el polvo de su imagen, porque saben que funciona, saben que el pueblo se olvida rápido, saben que la gente se ha hecho a la idea de que esto es así. Saben que hay a quienes les da miedo el cambio.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario