Lo cierto y Verdad

“Habemus Papam” y todo el mundo está contento. Lxs fieles porque necesitan una cabeza visible y lxs que criticaban porque dicen que representa un cambio palpable.

Para empezar es Jesuita y esto por lo general (siempre caben las excepciones) supone una actitud abierta a los cambios, inquietud, audacia, mucha sabiduría y profundidad.

Por otro lado es un signo que como Jesuita, haya elegido a Francisco de Asís como figura en la que quiere basar su papado. Y ya sabemos que Francisco representa una opción radical y profunda por la sencillez y la humildad, por el respeto por la madre tierra y por todos los seres vivos, apuesta por estar, representar y ser voz de lxs pobres, de lxs debilitadxs por los distintos poderes del mundo (estado, mercados, iglesias…)

Todo esto hace que lxs que esperaban un cambio se sientan esperanzadxs.

Ante él un gran reto, a ver que hace con todo lo heredado. Porque lo cierto y verdad es que sea como sea pasa a ser un jefe de estado, con unos bienes que proteger e intereses que defender. Frente a las indicaciones que recoge el evangelio de “no llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias”.

Lo cierto y verdad es que él también pasa a ser reconocido mundialmente como santo padre, sumo pontífice y sucesor de Pedro, frente al “vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “señor mío”, pues vosotros todos sois hermanos; y no os llamareis “padre” unos a otro en la tierra, ni dejareis que os llamen directores…” que se recoge en Mateo.

Lo cierto y verdad es que forma parte de una estructura rígida que hasta ahora ha hecho un uso excesivo del “mazo dando” y que ante el riesgo de construir sobre arena ha tallado sus muros en piedra, tan pesados que desde ahí dentro ha sido (es y seguirá siendo) imposible seguirle el ritmo a un mundo en continua evolución, haciendo actual las palabras que dicen “no imitéis sus obras porque ellos dicen y no hacen. Lían fardos pesados y los cargan en las espaldas de los demás, mientras que ellos no quieren empujarlos ni con un dedo”.

Por desgracia es que sigue siendo cierto y verdad, que él también pasa a ser la cabeza de un pueblo que no lo conocía, que no lo ha elegido, un pueblo que vive un día a día tan terrenal que es imposible intuirlo desde ese balcón tan alejado de la masa que espera expectante a lo lejos. Un día a día terrenal que puede llegar a ser tan rastrero que hace que unx termine creyéndose corderx vulnerable, parte de un rebaño que necesita de un pastor que lo proteja frente a la tan liberadora frase “vete que tu fe es la que te ha salvado”.

Lo cierto y verdad es que no es fácil el camino que le aguarda, y que una vez más “por sus frutos lo conoceremos” y solo sabremos cuan transformadora ha sido su elección según las funciones y retos que asuma su sucesxr y la forma que este tenga de ser elegidx.

Y si al final de este camino la estructura que deja se asemeja más a las formas sencillas en las que se movía el grupo en el que andaba Jesús, entonces se podrá decir de él que fue el segundo de la estirpe que convirtió el papado en un hermanado.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario