Los trabajadores lo primero

Cuando se plantean tan alegremente decisiones que afectan a cerca de 3.000 personas (las 294 que trabajan en ENCE más las 2.500 que lo hacen en empresas que dependen de la actividad de la Celulosa) uno siente cierto escalofrío. En algún lugar del mundo alguien está haciendo esto. “Oigan, cierren la fábrica de Huelva, con la que no estamos sacando tanto dinero como el que quisiéramos y trasladémosla a Huehuetenango (por ejemplo)”. Son las cosas del capitalismo: Eldeldinero es el que manda y si Eldeldinero decide jugar al monopoly con las vidas de 3.000 personas, hay que aguantarse. Da igual que esas personas tengan sus vidas, sus familias…, da igual que se hayan dejado el pellejo para que Eldeldinero gane más dinero, hayan dejado atrás otras opciones, hayan visto deteriorarse sus condiciones de trabajo de manera progresiva, para eso los amigos de Eldeldinero han cambiado las leyes para que se pueda jugar más fácil al monopoly con todos los peones de su partida. Da igual que el resto de la ciudadanía haya soportado malos olores y otras cosas porque entendía que el empleo de esas 3.000 personas era un argumento de peso como para pagar ese peaje. Da igual todo eso porque lo que busca Eldeldinero es ganar más dinero todavía y “ahora puedo ganar más dinero de otra manera”.

Luego llegan las burdas excusas y el echar balones fuera: “la culpa es del gobierno, la Junta o el Ayuntamiento”, esa es la más fácil: “han dejado de primar a las renovables” y por eso “mantengo la planta de biomasa y cierro la de producción de celulosa”. Da igual que el argumento se caiga por su propio peso, si aprietamos dirán: “yo con mi dinero hago lo que me plazca que para eso vivimos en una sociedad libre”.

Dan igual también las consecuencias de la decisión, con eso que apechuguen los poderes públicos o es que ustedes no han oído eso de la “privatización de las ganancias y socialización de las pérdidas”. La factura de la huella ecológica de la producción, de los despidos, del desarraigo social que provoquen mis decisiones, de la desarticulación de la provincia… que la pague el Estado que para eso está.

No estaría de más que ENCE rectificara y demostrara que las cosas se pueden hacer de otra manera. Por ejemplo, empiezando a tomar decisiones poniendo por delante las repercusiones que estas tienen entre sus trabajadores y el Medio Ambiente. De entrada no dejando a ni un sólo trabajador en la calle.

The following two tabs change content below.

Javier Rodríguez

Latest posts by Javier Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario