Luchadoras anónimas

7N

FUERON mujeres que no se rindieron, muchas de ellas represaliadas, encarceladas o salvajemente asesinadas. Perseguidas por ser hijas, esposas o madres de presos o desaparecidos. No hace tanto de esto, ni ocurrió lejos: son de la generación de nuestras madres o abuelas y vivían en Huelva. Pero un duro manto de silencio ha caído sobre ellas durante décadas.

Por eso es tan importante la memoria, porque quien conoce no olvida. Y aunque solo sea un pequeño gesto de reconocimiento, importa que las voces y las experiencias de estas mujeres hayan sido recogidas en un documental, que se llama Luchadoras anónimas y ofrece un relato escalofriante y emocionado de una parte de la represión franquista en la provincia. Detrás de esta iniciativa está la Coordinadora de Memoria Democrática de Huelva, que hoy mismo ofrece una proyección en el Museo Vázquez Díaz de Nerva.

Pero cuando la maquinaria del régimen consiguió neutralizar a estas mujeres luchadoras, que fueron a parar a las cárceles y a los cementerios, la represión no cesó. No se trataba solo de hacer callar a las que se significaron políticamente, sino también del papel social que la mujer debía desempeñar: sumisa, recatada, casi invisible…

No es este el lugar para contar lo que sufrieron varias generaciones de mujeres en este país; basta preguntar a cualquiera de ellas con más de 60 años y nos daremos cuenta del salto cualitativo asombroso que se ha dado en cuanto a derechos y libertades. Sin embargo, las raíces de la desigualdad siguen instaladas en el presente, vivas en los comportamientos sociales, amenazando nuestro futuro.

Dentro de unas horas, miles de mujeres y hombres confluirán en la capital de España para reivindicar una sociedad libre de violencia machista. Es la misma violencia que después de una guerra quiso silenciar a las mujeres, reprimirlas y hacerlas depender del varón; la misma violencia que hoy día, como entonces, siega la vida de muchas de nosotras; la violencia que también se ejerce desde el poder, igual que en el franquismo: cuando no se respetan los derechos laborales, cuando se recorta en servicios públicos, cuando se consiente una publicidad denigrante…

Seguramente muchos lectores no puedan estar hoy en Nerva ni mañana en Madrid, alzando la voz contra todas las violencias machistas. Pero la igualdad, que precisa de la visibilidad de leyes y derechos, se construye también desde los pequeños gestos cotidianos. Y sigue necesitando de luchadoras y luchadores anónimos.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario