Mar de pinos

Mazagón nos dio un susto hace unos días, recordándonos que el verano siempre nos trae fuego.Pero esta vez, el incendio tenia algo distinto: los pinos en llamas no estaban en lo alto de una sierra ni en lo profundo de un paraje natural, sino a las puertas de las casas de los veraneantes. Tan cerca, y nos pilla despistados…

Más allá del análisis de las causas y la polémica política sobre el reparto de responsabilidades, podríamos aprender algo de todo esto. Tenemos la suerte y la responsabilidad de disfrutar de la naturaleza casi sin tener que desplazarnos. Punta Umbría, Mazagón., Matalascañas o la Antilla – aunque serían casi todas nuestras localidades costeras- , están rodeadas de pinares centenarios y poco a poco vamos adentrándonos en sus espesuras con urbanizaciones, hoteles o campos de golf. Y para muestra, no tienen más que llegar a Punta Umbría y mirar a la derecha. Donde ahora hay un centro comercial, un resort y viviendas, antes había un mar de pinos. Puede que sigamos comiéndole terreno al pinar, y puede que le ganemos esta batalla a la naturaleza. Puede incluso que no tengamos más incendios en un futuro. Pero puede, también, que sea porque no queden ya pinos a las puertas de nuestras casas

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario