Marcha por el Clima

Todavía recuerdo que hace solo unos cuantos años hablar del cambio climático iba acompañado de cierto tono de incredulidad por quienes escuchaban, se cuestionaba el juicio de quien hablaba llegando a tacharlo de radical y se le quitaba importancia a los datos, como si preocuparse de esas cosas fuese seguirle el cuento a unos cuantos pirados ecologistas. Era difícil aceptar que los recursos de la tierra eran finitos y que tenía un tope de carga. Supongo que algo así también tuvo que ser el proceso de aceptación de que la tierra era redonda y no plana.

Ahora la realidad es muy distinta, la muestra ha sido la respuesta masiva ante la Marcha por el Clima a nivel global que tuvo lugar este pasado domingo 21 de septiembre en muchos puntos del planeta. Las más numerosas las de Nueva York, Londres, París o Melbourne pero también pueden verse fotos de esta manifestación en ciudades como Dheli, Lomé, Togo o Estambul entre muchas otras. Esta marcha ha estado gestada y promovida por organizaciones ecologistas y por la organización AVAAZ que significa “voz” y que desde 2007 ha promovido a través de Internet miles de campañas sociales que tienen que ver con los derechos humanos, o el medio ambiente.

La Marcha global estaba estratégicamente programada dos días antes de que se celebrase en Nueva York la cumbre climática que ha reunido a 120 jefes de Estado. Con motivo de esto el director ejecutivo de Avaaz, Ricken Pastel, aprovechó para hacer entrega al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, de los dos millones de firmas conseguidos en esta campaña.

El mensaje es muy claro, la ciudadanía exige a los líderes mundiales que dejen de favorecer a quienes contaminan y que escuchen a la gente. Y han instando a recordarles que tienen el deber de presentar compromisos serios y firmes para reducir las emisiones de CO2 y que se garantice la energía limpia y segura para todos los habitantes del planeta.

Esta es la primera gran tarea que nos proponemos colectivamente a nivel mundial y no es que sea la única, tenemos muchas pendientes: la lucha por la igualdad de genero, la erradicación de la pobreza, el cambio hacia un sistema político más trasparente… pero esta oportunidad ha servido para demostrarnos que es posible. El mensaje que ha dejado en el aire la Marcha por el Clima es que la ciudadanía es consciente, está preocupada y está dispuesta a implicarse en el cambio. Porque cambio climático ya no suena a cuento futurista, sino que por desgracia, empieza a ser un drama actual.

The following two tabs change content below.

Carmen Murillo

Latest posts by Carmen Murillo (see all)

You may also like...

Deja un comentario