Martes 13

Hoy es uno de esos días en los que la tradición y la superstición tachan de mala suerte. Y de eso que resulta algo tan hetéreo, a veces me da la sensación de que sabemos en Huelva. Aquí acciones como estar pendiente del sorteo de la Lotería de Navidad resultan estériles. Por más que queramos verlo con ilusión pronto, apenas una hora después de comenzar a cantar los números los niños de San Ildefonso, despertamos a la caprichosa realidad de que este año tampoco saldremos con el champán y el oé,oé,oé a las calles. Y con la decepción en el cuerpo nos invade ese extraño desasogiego de que parece que estamos abonados a la mala suerte.

Pero la otra suerte, no la del azar sino la del empeño, tampoco es que aparezca demasiado. Poco o muy poco está llegando que suponga una verdadera inyección en inversión, desarrollo o mejora para las vidas de los onubenses, más bien al contrario, no terminamos de despegar como realidad provincial. Da la sensación de que cada uno tira por su lado, lados en ocasiones encontrados y que de esa falta de autoridad y de peso específico se aprovechan terceros al más típico estilo de país subdesarrollado.

Y dado que tenemos clarísimo que no vamos a prosperar a base de lotería y que poco podemos esperar mucho de las administraciones o nos organizamos de una vez o seguiremos otro año más bajo la desagradable sensación de que vivimos en una tierra de mala suerte.

The following two tabs change content below.

Victor Rodríguez

Latest posts by Victor Rodríguez (see all)

You may also like...

Deja un comentario