Más contrastes

Me repito en el título que puse a esta misma columna el lunes pasado. Pero es que me parece importante esto de los contrastes. Y lo digo por esta “necesidad” de volver la mirada a los pobres durante estas fechas navideñas. Desempolvamos la solidaridad por unos días, como si la alarma de la conciencia saltara inesperadamente. Y creo que es por los contrastes: son fechas de excesos, de gastos extraordinarios, de subirnos el nivel de vida durante un rato. Y esos excesos ponen en evidencia las distancias con la gente que malvive, aquí y más al Sur. Unos tanto (y ahora un poco más) y otros tan poco, casi nada, mucho menos de lo imprescindible. Contrastes. Contrastes que nos revuelven, que nos inquietan, que nos exigen un gesto, un volver la vista hacia el que vive al otro lado de la frontera. No se trata, sin embargo (porque resuelve poco), de compartir el exceso navideño con limosnas bienintencionadas. Se trata de aprovechar los contrastes para cambiar comportamientos, para bajar nuestro nivel de vida, y posibilitar de esta manera que todos y todas tengan derecho a lo imprescindible. Todo el año. Siempre.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario