Más de cien motivos

Cinco millones de parados, el 25% de la población viviendo por debajo del umbral de la pobreza, quinientos desahucios al día, una reforma laboral que prima el despido y su abaratamiento, reducción de becas al estudio, bajada de sueldo a funcionarios y empleados públicos, subida del IPC, desmantelamiento de la sanidad pública, una reforma educativa que margina a los estudiantes con menos recursos y da subvenciones a colegios religiosos, bajada de inversión en investigación, liberalización de los horarios comerciales, subida del IVA, apoyo a la energía nuclear, una Ley de Costas que supone la privatización de las mismas, reducción del gasto para desempleo, reducción de la protección social, eliminación de los 426 euros para las personas que han agotado todas las prestaciones, criminalización de la inmigración, reformas del código penal tendentes a coartar la libertad de expresión y de reunión, rescates de los bancos, destrucción del Estado de Bienestar…

Esto que parece algo propio de un país empobrecido, está ocurriendo en España. Las políticas practicadas por el gobierno del partido popular, y dictadas por la señora Merkel y los mercados financieros, han sumido al país en esta situación de alarma social. Se está hundiendo la actividad económica, se están perdiendo los derechos sociales y laborales por los que tantos y tantas lucharon. Y se está haciendo con la excusa de esta estafa llamada crisis, que es también un asalto a la democracia, cuyas instituciones cada vez están más alejadas de la ciudadanía. Es el triunfo de una ideología neoliberal, conservadora, que sólo valora el individualismo y la posesión de riquezas a costa de lo que sea y de quién sea.

Por todo eso, estamos convocados el próximo 14 de noviembre a secundar una huelga general, una huelga general necesaria, pero que no va a acabar con estas políticas inhumanas. Después de la huelga habrá que seguir trabajando, estableciendo un plan general que vaya plantando cara al gobierno, a los mercados, un estrategia de confrontación pacífica que vaya echando a los mercaderes de este templo que es el mundo. Un grano no hace granero…pero habrá que empezar por la huelga y habrá que seguir luchando para que otra política, otra economía, otra justicia, otro modo de pensar que coloque al ser humano como centro se abra paso…

Salgamos a la calle a gritar nuestro hartazgo, hagamos también una huelga de consumo, informemos, concienciemos, expliquemos. Este miércoles, 14 de noviembre hay que paralizar España, demostrar que somos mayoría, que tenemos razón, que nos sobran los motivos. Digamos en voz alta que ya está bien. Y a partir del 14 a seguir luchando. Nos jugamos la vida.

The following two tabs change content below.

Dimas Haba

Latest posts by Dimas Haba (see all)

You may also like...

Deja un comentario