Matemáticas tramposas

A mí no me salen las cuentas. Pero las matemáticas nunca se me dieron bien. Vean: entre las medidas para luchar contra el cambio climático está la sustitución de los vehículos viejos, de más de 15 años, por otros más respetuosos ambientalmente. Y te dicen entonces el recorte que supondría en las emisiones. Pero resulta que fabricar esos coches nuevos, y deshacerse de los viejos, tiene, también, un coste ambiental. ¿Se lo han restado? Supongo que no, porque en muchas ocasiones ese coste es mucho mayor que lo que se pretende recortar. ¿Por qué mantener esos argumentos torticeros? Pues porque, de fondo, lo único que se pretende es mantener el consumo: es el pilar de nuestra economía, el fragil sostén de todo lo demás. Y el talón de Aquiles. Muchos han dicho ya que el crecimiento ilimitado no existe, que nuestro modelo productivo se agotará en sí mismo. Pero Occidente se ha lanzado a una carrera desbocada, y sólo parará cuando se estrelle contra el muro. Hasta entonces juegan a las matemáticas tramposas con nosotros, que no podemos más que dejarnos engañar.

The following two tabs change content below.

Gonzalo Revilla

Latest posts by Gonzalo Revilla (see all)

You may also like...

Deja un comentario