Mendaña movie

Cuando paso por la circunvalación, a la altura de Pérez Cubillas, afino la vista con la desconfianza del temor compartido y también -lo confieso- con la curiosidad morbosa que suscita el misterio. No conozco a nadie que haya paseado por el desolado paraje de las marismas de Mendaña. Muchos sólo hemos visto los fosfoyesos por la tele o en fotografías de satélite. Para los onubenses, esas blancas y solitarias estepas se han convertido en una suerte de amenaza confusa, como de película americana de desastres. Una película que empezaría con una secuencia que acaba de rodarse esta semana: el Consejo de Seguridad Nuclear de un país europeo pide que se refuercen los controles y se restrinja el acceso a la zona en cuestión. Sólo una organización ecologista internacional interpreta el mensaje y alerta del peligro, mientras la población es tranquilizada por las autoridades y desorientada a base de mensajes contradictorios. A pocos metros de allí, la ciudad, ensimismada en sus asuntos, atiende cada día sus prioridades, sus urgencias. En un bar o en una oficina, el anónimo protagonista del filme abre el periódico, y lee este artículo.

The following two tabs change content below.

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

Latest posts by Mª Angeles Pastor Alonso (see all)

Mª Angeles Pastor Alonso

Columnista de "La otra orilla", colaboradora en "Señales de Humo" y pieza en construcción de varios puzzles. Para completar da clases de Lengua.

You may also like...

Deja un comentario