“Mi mujer es mía”

Con una caligrafía bastante mejorable, y en un simbólico color violeta, han dejado esta pintada en una conocida asociación contra la violencia de género. De paso, el asaltante ha descargado su ira en el mobiliario. Se ha materializado así uno de los riesgos que corren quienes optan por ponerse del lado de las victimas y, en esta ocasión, lo han vivido las trabajadoras y usuarias de la Asociación Miriadas, en su misma sede. Sólo pensar que alguien es capaz de llegar a este punto en sus amenazas nos puede dar una idea de la presión que tienen que sufrir las mujeres sometidas al maltrato conyugal. Precisamente en la misma semana en que Zapatero presenta una ley de igualdad y se fotografía rodeado de mujeres, volvemos a la realidad con un suceso tan cercano como amenazante. Que, al menos, este acto nos despierte y nos mantenga vigilantes; confiemos en que tal provocación no quede sin respuesta, y no nos contentemos con borrar una pintada: hay que arrancar la raiz que hace que alguien pueda considerar de su propiedad a otro ser humano, del género que sea.

The following two tabs change content below.

Dos Orillas

Latest posts by Dos Orillas (see all)

You may also like...

Deja un comentario